Hombre moderno citas


Citas célebres de Erich Fromm

La pérdida de raíces hace que el hombre se encuentre tan desorientado. Pareciera moverse en la oscuridad, sin puntos de apoyo, sin metas, sin plan. Ya no hay leyes de pensamiento, porque ellas constriñen la inteligencia; ni canalizaciones para el sentimiento, porque ellas esclerotizan; ni normas para la voluntad, porque ellas esclavizan. Como no hay vínculos anteriores, tampoco hay derecha ni izquierda, arriba y abajo. En el mundo de la huida no existen amores permanentes, ni existen padres o hijos de manera permanente [18].

Un síntoma esclarecedor de esta tendencia a cortar con los vínculos es la pérdida de interés por lo cercano. Lo lejano, en cambio, parece como sobrevaluado. Ello se deja advertir con particular claridad cuando se trata de los medios de comunicación. Refiriéndose a esto ha escrito Marcel de Corte: Tras arrancarse del universo real que lo sustentaba, se ha sumergido en el mundo imaginario de las utopías. De ahí la facilidad con que éstas pululan en nuestro tiempo.

De ahí que su alimento cultural se reduzca a la forma típica del periódico. La vida se le presenta en forma de diario, al modo de una sucesión de acontecimientos, acumulados e inconexos, que se zambullen cotidianamente en el olvido [20]. Al parecer estamos en una época en la cual se han cumplido puntualmente los vaticinios de Kafka. Hay un Proceso que nos obliga a realizar toda suerte de gestiones, cada una de ellas en sí perfectamente racional, pero en conjunto ininteligibles.

Es el mundo del absurdo. Y en este campo no hay comunión sino soledad. Cerremos estas consideraciones sobre el desarraigo con una notable reflexión de Gustave Thibon. Señala el pensador francés que el hombre tradicional se caracterizaba por una doble vinculación: Hacia lo bajo, porque estaba enraizado en la tierra, en la realidad. Este doble arraigo confería sentido a su existencia en el mundo. Pues bien, el hombre moderno ha roto con ambas religaciones; la que lo unía con lo alto, porque ha hecho la experiencia de que es posible vivir prescindiendo de Dios, y la que lo relacionaba con lo bajo, porque se ha alejado de la tierra.

Esta carece de raíces. No hacia lo alto, va que ignora la luz del sol. No hacia lo bajo, ya que no recibe la humedad de la tierra. Así es el hombre de nuestro tiempo, un ser desquiciado. Anteriormente los objetos del hombre, su reloj, su jardín, su casa, eran considerados como cosas duraderas. Los muebles hogareños estaban cargados de recuerdos: Lo mismo pasaba con las propiedades rurales: Hoy las cosas no tienen perduración, no pasan de generación en generación.

Todo es vendible, todo es intercambiable, justamente porque el hombre ha perdido sus vínculos, sus arraigos. Todo es descartable, hasta la mujer en el matrimonio. Otra peculiaridad del hombre de hoy es su inserción en la masa, hasta el punto de volverse en muchos casos hombre-masa. Conocemos el notable libro de Ortega y Gasset, La rebelión de las masas, con muchas inteligentes observaciones que para la exposición de este tema tendremos en cuenta.

En rigor, prosigue reflexionando Ortega, la masa puede definirse como un hecho psicológico, sin necesidad de esperar a que emerjan los individuos que en ella se aglomeran. Cuando conocemos a alguien podemos saber si es de la masa o no. El ser de la masa en nada depende de la pertenencia a un estamento determinado.

Dentro de cada clase social hay siempre masa y minoría auténtica. Tratemos de penetrar en las características del hombre masificado.

50 frases de René Descartes

Pfeil distingue dos tipos de masificación. La primera, que se podría llamar transitoria, se da cuando los hombres por algunos momentos pierden su facultad de pensar libremente y de tomar decisiones, adhiriendo al conglomerado, lo que les puede acontecer, si bien sólo en ocasiones, incluso a gente con personalidad. Pero esta no es la masificación que ahora nos interesa. Es el hombre de la manada.

No analiza ni delibera antes de obrar, sino que adhiere sin reticencias a las opiniones mayoritarias. El individuo no tiene ya que elegir, decidir, o arriesgarse por sí mismo; la elección, la decisión, y el riesgo se colectivizan [25]. Cuando alguien recrimina a un hombre masificado por su manera de pensar o de obrar, éste suele parapetarse en varias teorías actuales que han adquirido vigencia social, con lo que cree dar cierta solidez a su posición.

Al fin y al cabo, argumenta, los hijos son fruto de los padres, el modo de ser determina a la gente, el ambiente influye de manera decisiva. No se la entendía así en la sociedad tradicional. Sea lo que fuere, el hecho es que antes la nobleza guiaba a la sociedad. Hoy todos se han convertido en dirigentes. Aunque a veces se creen muy snobs, no son sino boyas que van a la deriva [28]. En su libro El ser y el tiempo , Heidegger le hace decir al hombre-masa: Tal parecería ser la peculiaridad principal del hombre-masa: Porque si lo propio de la persona es su capacidad para emitir juicios, gustar de lo bello, poner actos libres, nada de esto se encuentra en el hombre de masas.

Con lo que volvemos a la primera nota que hemos encontrado en nuestra descripción del hombre de hoy: El hombre de masa no tiene vida interior, aborrece el recogimiento, huye del silencio; necesita el estrépito ensordecedor, la calle, la televisión. A veces deja encendida todo el día una radio que no escucha, acostumbrado a vivir con un fondo de ruido.

Vacío de sí, se sumerge en la masa, busca la muchedumbre, su calor, sus desplazamientos [29]. Pero no sólo en el sentido nominal del vocablo, sino también en su significado numérico. Ya hemos hablado del peligro del desarraigo.


  • pareja liberal alicante!
  • Frases sobre la modernidad: citas, aforismos – Mundi Frases .com.
  • preguntas sobre sexo.
  • aplicaciones para encuentros sexuales colombia.
  • Frases célebres de Descartes!

En la masa, se diluye. Lo que era meramente cantidad -la muchedumbre- se convierte ahora en una determinación cualitativa. Ahora se adelanta, es el personaje privilegiado, Ya no hay protagonistas, sólo hay coro. Mas todo ello es pura apariencia. Resulta un hecho incontrovertible. Esto en lo que atañe a los hombres. Y si, como hicimos con los hombres, vamos del exterior al interior, advertimos que, obrando así, la mujer se cree profundamente original.

No fue así en tiempos pasados. Pero también podemos encontrar algo semejante en épocas posteriores. Por lo general, el proceso de nivelación uniforma por lo bajo. Lo que iguala es la inserción en la masa, todos a ras del suelo. La pretensión de igualar a los que son desiguales constituye una auténtica injusticia. Donde hay verdadera libertad, afirma, no puede haber total igualdad.

Este es un rasgo propio de la psicología humana. La Revolución francesa trató de institucionalizar esta pretensión igualitaria. Mi divisa es la de los hombres honrados: Trae a colación una fina y profunda observación de Abel Bonnard, escritor francés de comienzos de siglo: Lo propio de una sociedad ordenada, cuyos miembros se nutren en sus raíces naturales, es la unidad en la diversidad y la diversidad en la unidad. Pero todo ello es ahora una caricatura.

La unidad se convierte en uniformidad, similitud, copia. La diversidad se convierte en individualismo, dispersión, anarquía. Y la rebelión brota instintivamente [48]. La modernidad llevó a cabo una siniestra paradoja: La masificación suprimió los deseos individuales porque el super Estado -capitalista o comunista- necesita hombres idénticos.


  1. sexo esporadico madrid?
  2. El hombre moderno y el caballero.
  3. Evolucion del hombre citas!
  4. Frases para hombres con estilo y a la moda?
  5. Status message;
  6. antoni daimiel novia.
  7. Son tiempos, éstos, en que el hombre se siente a la intemperie metafísica. Aquella ciencia que los candorosos creían que iba a dar solución a todos los problemas físicos y espirituales del hombre acarreó, en cambio, estos estados gigantescos, con su deshumanización. Con gran satisfacción acabamos de leer un libro recién aparecido del escritor italiano Giovanni Sartori, que lleva por título Homo videns. La sociedad teledirigida [50]. Impresionados por dicha lectura, hemos resuelto dedicar uno de los capítulos del presente ensayo al influjo de la televisión en el hombre de hoy, compendiando las reflexiones del autor.

    En adelante pareciera que la vida toda encuentra su centro en la pantalla [52] , y ello en detrimento de la palabra. No que ésta se contraponga necesariamente a la imagen. Si se integraran bien, si la imagen enriqueciera la palabra, se trataría de un, síntesis armoniosa. Pero no es así. Tanto en Italia como en España un adulto de cada dos no lee ni siquiera un libro por año. Conviene explayarnos en la significación de esta dicotomía. Por ejemplo las palabras nación, justicia, Estado, generosidad. Todo el saber del homo sapiens se desarrolla en el círculo del mundus intelligibilis , hecho de conceptos y de juicios, muy distante del mundus sensibilis , el mundo que perciben nuestros sentidos.

    Para Cassirer, el idioma, el arte y la religión forman parte del entramado simbólico propio de toda cultura que merezca el nombre de tal. He aquí el cuadro que pintaba René Huyghe, a fines de la década del Son el centro del hombre cuya atención tienen ellas la misión, en la publicidad, de despertar y luego de dirigir. Sin embargo no es lo mismo información que conocimiento.

    Informar es dar noticias. De un solo día. Jean Baudrillard lo dijo no sin ingenio: En vez de aquello de San Juan: Y a veces lo que aparece en la pantalla es todo un fotomontaje. Todo el mundo quedó horrorizado. Non uidi, ergo non est [69]. De hecho, la televisión hace poco menos que imposible la comunión familiar. A principios de , toda Norteamérica se movilizó para salvar a un perro labrador de ser muerto con una inyección.

    Pero los encuestadores los interrogan sobre cualquier cosa.

    La video-elección da origen a la video-política. El video-dependiente se conjuga con el sondeo-dependiente. En realidad, ello se ha cumplido. Lo que hoy se ha creado, dice, es una Lumpenintelligentia , un proletariado intelectual, sin ninguna vertebración doctrinal. Aquellos medios, sobre todo la televisión, son administrados por la subcultura, por personas sin cultura. Para Sartori, Vico profetizó el hombre actual.

    La irrupción de la televisión y la tecnología multimedia es algo inevitable. Pero por el hecho de serlo, no debe aceptarse a ciegas y sin discernimiento. Las primeras ciudades fueron pequeñas, en estrecha comunión con el paisaje y el campo circundante. Pero, socialmente hablando, despersonalizan por lo anónimo, impidiendo todo verdadero protagonismo humano. Tomaremos de allí algunas reflexiones.

    Ya en el siglo pasado, Tocqueville había observado este tipo de fenómenos, así como sus negativas consecuencias para la salud del cuerpo social. La conversación se ve sustituida por las charlas. Tampoco se cultiva el género epistolar, tan apreciado hasta no hace mucho.

    14 mayo, 2006

    Creo que de esto todos tenemos experiencia. Una ciudad semejante acabaría por desquiciar del todo al hombre. Ambas opiniones son demasiado parciales y por tanto inadecuadas. A ellos nos abocaremos ahora. La economía y el hombre tecnificado. De por sí la técnica no tiene nada de malo. Bien ha escrito Ortega: Una estrecha relación une la técnica y el crecimiento económico.

    Dicho pensador llama la atención sobre un hecho muy significativo. Sus metas eran otras. De este resorte de índole religiosa, si bien tergiversada, se deriva el increíble despliegue de la técnica, tal como lo ha contemplado el mundo occidental desde los comienzos de la Edad Moderna []. Tal es la primera forma de tentación que la técnica propone al mundo moderno: Nos habíamos olvidado del alma humana []. Goethe ha dejado sobre esto una frase encomiable: Los hombres de hoy se asemejan a aquel loco que corría a todo lo que daba. Un presente lo detiene: Este mito se ha unido con otro gran mito moderno, el del Superhombre.

    A este respecto escribe Viktor Frankl: El triunfo del homo faber significa el triunfo del hombre en cuanto fabricador de objetos. No resulta raro que de un ambiente semejante surja la tecnocracia, es decir, el dominio de los hombres a través de la técnica.

    50 frases de Erich Fromm sobre el psicoanálisis y el amor

    Los riesgos que la mecanización trae consigo no son tan graves si se los compara con lo que representa la introducción de técnicas en los problemas humanos. A su juicio, la triple conjunción de democracia, ciencia y planificación, proporcionaría la cobertura ideal para un despotismo adaptado a nuestros tiempos. A estas palabras que Bossuet pone en boca de Dios, podríamos añadir: Perspectivas del proceso económico. Se nos ha dicho que el desarrollo técnico, cuyo motor es la economía, llevaría al mundo a la felicidad total, que el hombre se volvería demiurgo de sí mismo, se autorredimiría.

    No fue posible ninguna reacción en su contra, porque cuando se manifestó ya estaba instaurada []. Contrariamente a la prosperidad cuya difusión se esperaba, lo que se ha mundializado es la miseria. O mejor, la técnica ha progresado, pero la gente sufre una gran decadencia económica. Leemos en Le Monde el 12 de marzo de La mala noticia era que había descendido el desempleo. En Paris Match del 21 de marzo de se informa que aunque a grandes empresas les fue bien y lograron considerables ganancias en , previeron importantes reducciones de personal para Claro que no se trata de suprimirlos: La autora es categórica: Cuando hay elecciones, los candidatos, con hipócrita demagogia, prometen firmemente un retorno milagroso al pleno empleo.

    De ese modo, la gente se aquieta, creyendo que se trata de una decadencia pasajera. Se quiere evitar, por medio de la mentira, la desesperación y el descrédito total de los políticos. El trabajo, exaltado en los discursos, se ha convertido en algo superado y arcaico, fuente de pérdidas financieras. Son, simplemente, superfluos, y por ende nocivos. Forrester pronostica el curso favorable que puede ir tomando una nueva palabra: Siempre es peligroso decirlo, no sea que a alguien se le ocurra hacerla real, aunque de hecho ya lo va siendo.

    En Inglaterra se usa una expresión original: Como se ve, de la multitud de los seres humanos sólo la de algunos tiene sentido. Por eso cuando votan, lo hacen con total escepticismo. Es este Occidente que mantuvo a la cultura, a la dimensión poético-religiosa de la existencia como un episodio adjetivo…. No quieren heredar el futuro de la tecnología. Llegado el caso, uno sabía ante quién quejarse; era alguien tangible, que hablaba el mismo idioma [].

    Pero hoy esas personas han desaparecido del mapa. Nadie apoya a los condenados. La economía se ha globalizado, en manos del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de otros entes, organismos multinacionales, que resuelven lo que cada gobierno debe hacer. En adelante, las naciones son meros municipios de la economía globalizada []. Tal es el cuadro horripilante que nos pinta Viviane Forrester, donde pareciera no existir Dios, por supuesto, pero ni siquiera el hombre. Pasemos a otra caracterización del hombre de nuestro tiempo. Se lo ha calificado como hombre consumista, o de hombre que integra una sociedad de consumo.

    42 Frases Típicas de los Machistas

    La calificación proviene del vocabulario empleado por los comunistas, pero si la liberamos de este pecado original, creemos que puede resultar esclarecedora. Recordemos aquello de Tocqueville cuando desde el siglo pasado predecía lo que a su juicio sería el hombre y la sociedad del siglo XX, un hombre de escasa estatura espiritual, decía, siempre en busca de utilidades y de pequeños intereses, bajo un Estado de apariencias paternales pero en el fondo totalitario. Esta peculiaridad del hombre moderno se anuda con la anterior, que nos permitía calificarlo de homo oeconomicus.

    Por ello trataremos el presente tema en continuidad con aquél.

    Navegación de la entrada

    Un autor protestante, Werner Sombart, ha descrito de manera magistral los rasgos del primero []. Lo que preocupa y absorbe a todo hombre de negocios, lo que llena su vida y da sentido a su actividad, es el interés por su empresa. Sombart trae a colación un texto del político Walter Rathenau: La empresa es para él como un ser de carne y hueso que, gracias a su contabilidad, organización y tratos comerciales, lleva una existencia económica independiente. El hombre de negocios no sabe de otro anhelo, no conoce otra preocupación que la de ver este negocio suyo crecer, hasta convertirse en un organismo floreciente, fuerte y próspero [].

    La mayoría de los empresarios no conciben otra aspiración que la de ampliar el negocio. Si se les pregunta qué objeto tienen en realidad todos esos afanes, le miran a uno boquiabierto y replican, algo irritados, que eso no necesita explicación, que lo requiere el desarrollo de la vida económica, que lo exige el progreso.

    El niño posee cuatro ideales que dirigen su vida.

    Citas para la reflexión: La felicidad del hombre moderno

    Así es también la valoración cuantitativa, tan propia del empresario. El concepto de record llega a los negocios. La tercera afición del niño es la novedad; el niño se cansa pronto de sus juguetes, y tira uno para tomar otro. También al empresario de nuestro tiempo le atrae lo nuevo justamente por ser nuevo, inédito.

    Finalmente el niño busca sentir que tiene poder, y por eso da órdenes a sus hermanos menores u obliga al perro a hacer piruetas. El anhelo de poder es la cuarta tendencia del hombre de negocios. Como se ve, el empresario moderno, polarizado en su negocio, tiene una tesitura mental que lo asemeja a los niños. Hay en él cierto infantilismo. No todos los empresarios, por cierto, ya que los hay verdaderamente ejemplares, pero sí la mayor parte de ellos, se dedican febrilmente a su actividad hasta el límite de las posibilidades humanas. Todos y cada uno de los momentos del día, del año, de la vida, todas las aspiraciones del espíritu, todas las preocupaciones y anhelos se consagran a una sola cosa: Un exceso tal de actividad acaba por destruir el cuerpo y corromper el alma.

    Recuerdo aquí lo que no hace mucho me contaron de un hombre que vivía pendiente de los vaivenes de la Bolsa. Se encontraba ya a punto de morir. Sus ojos estaban cerrados. Dejemos, ahora, la figura del empresario, cara activa del espíritu consumista, y vayamos a la otra parte de la moneda: En este sentido, la idea que tienen los marxistas no les pertenece en exclusividad, sino que es una forma mentis difundida en todo el mundo. Sciacca ha precisado la diferencia que media entre los valores económicos y los valores espirituales.

    Por el contrario, los valores económicos, dinero o cosas, se intercambian, se usan y se consumen. Ello significa que pueden ser comprados o vendidos. Nadie, en cambio, puede comprar o vender los valores espirituales, ya que no son mercadería. Ello no quiere decir que los bienes materiales sean despreciables. Cuando alguien me ha ofendido trato de elevar mi alma muy alto, para que la ofensa no la alcance. Lo poco que he aprendido carece de valor, comparado con lo que ignoro y no desespero en aprender.

    Muchas veces sucede que no hay tanta perfección en las obras compuestas de varios trozos y hechas por las manos de muchos maestros, como en aquellas en que uno solo ha trabajado. No aceptes nunca como verdadera una cosa si no lo es para ti evidentemente. Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas, una vez en la vida. Mejor que buscar la verdad sin método es no pensar nunca en ella, porque los estudios desordenados y las meditaciones oscuras turban las luces naturales de la razón y ciegan la inteligencia. La alegría que nace del bien es seria, mientras que la que nace del mal va acompañada de risas y burlas.

    La principal perfección del hombre consiste en tener libre arbitrio, que es lo que le hace digno de alabanza o censura. Nuestra idea de Dios implica la existencia necesaria y eterna. Por tanto, la conclusión manifiesta es que Dios existe. Despréndete de todas las impresiones de los sentidos y de la imaginación, y no te fíes sino de la razón. Cuando uno emplea demasiado tiempo en viajar, llega a ser finalmente extranjero en su propio país. Can adapt to new conditions, or lose balance instead of changing it?

    Proclama la muerte de Dios que significa la muerte de la razón y de la metafísica, la necesidad de Dios ya no es tan importante en la conciencia del hombre moderno. It is impossible for us, sculptors, have originality. In the woods, watching the trees on the roads, watching clouds building, in hombre moderno citas workshop, studying the model, everywhere except in schools. Each flower has a cordial word which nature directs towards him. L'originalité est un vain mot, un mot de charlatan ignorant et a gâté beaucoup d'étudiants et d'artistes.

    Are admirable all aspects of nature. The afternoon will reveal tomorrow what I had left to see. Ne jamais hésiter à exprimer ce que vous ressentez, même à l'encontre des idées reçues. De lui, j'ai appris les règles diamétralement opposés à ce qui m'avait appris, et que cela signifiait pour moi un communiqué.

    Hombre moderno citas, de él aprendí

    hombre moderno citas Hombre moderno citas
    hombre moderno citas Hombre moderno citas
    hombre moderno citas Hombre moderno citas
    hombre moderno citas Hombre moderno citas
    hombre moderno citas Hombre moderno citas
    hombre moderno citas Hombre moderno citas

Related hombre moderno citas



Copyright 2019 - All Right Reserved